4 Cascadas Para visitar cerca a Bogotá – Cundinamarca

Una invitación a proteger y conservar los recursos naturales que aún tenemos.

Cascada Nemostén - Junín, Cundinamarca. Foto: David Medina
Cascada Nemostén – Junín, Cundinamarca. Foto: David Medina
Anuncios

Como descubrimos la cascada más alta de Colombia

En el año 2009 escuchamos a muchas personas del municipio de Choachí hablar sobre la cascada de la Chorrera, algunos decían que medía 400 mts., otros hablaban de 800, otros de 500, pero realmente nadie sabía a ciencia cierta cuál era la altura de dicha cascada de la que mucho se hablaba en Choachí, pero muy poco en la región y mucho menos en el país.

Cascada El Chiflón - Choachí - Cundinamarca. Foto: David Medina
Cascada El Chiflón – Choachí – Cundinamarca. Foto: David Medina

Luego de realizar una visita de inspección y conocimiento a las Cascadas la Chorrera y el Chiflón, efectivamente observamos que era una cascada muy alta, por encima de las que conocía y además con un recorrido natural hermoso pero quedamos más intrigados y con toda la intención de averiguar efectivamente la altura de la cascada.

Nuestro Monte Luna – Choachí

Choachí

Este municipio ubicado al oriente de Bogotá, a solo 38 kms, se convierte en el más cercano a la capital con clima templado.

Panorámica de Bogotá

El acceso se realiza por la Av. Circunvalar a mano izquierda, aproximadamente 100 mts adelante del instituto Roosevelt, luego de tomar el desvío se empieza a observar la inmensidad de Bogotá a medida que se asciende, 10 minutos más adelante encontramos el acceso al cerro de Guadalupe, cuyo nombre proviene de la virgen a la cual fue consagrada la ciudad. Si quieres llegar en transporte público lo puedes hacer tomando una van que sale de la calle 6 1 cuadra abajo de la Av. Caracas, allí encuentras transporte cada 15 minutos a una tarifa aproximada de $ 7.500.

Parque Nacional Natural Chingaza: “La Vida a través de los sentidos”

Parque Nacional Natural Chingaza - Cundinamarca. Foto David Medina
Parque Nacional Natural Chingaza – Cundinamarca. Foto David Medina

En el Parque Nacional Natural Chingaza es fascinante el notar como se despiertan lo sentidos, como se escucha el aire puro que golpea el rostro con su suavidad, y forma ecos que demuestran la inmensidad de los valles y las montañas de aquel mágico lugar; como se observan los venados que de repente aparecen y brincan en la vía en cantidades inimaginables para un citadino, con la libertad de cualquier ser en su hábitat; como sabe el agua pura que nace en zonas de más de 3000 metros, baja por los manantiales y quebradas, corriendo cristalina por su cauce ya trazado durante cientos de años, y atraviesa la garganta en un éxtasis de frescura al sentir tan majestuosa pureza; como se siente la suavidad de las hojas del frailejón, en el roce con la piel como el terciopelo más fino, más delicado y puro que tiene la naturaleza, algunos sobresalen con altura de más de 4 metros, indicando cientos de años de evolución; como se siente el aroma a verde naturaleza pura que ingresa y llega a cada órgano para fundirse en esencia de vida, que despierta los sentidos.