Del pasado a la Esperanza

Las voces entrecortadas de emoción, al saber y sentir que todo puede mejorar, los ojos brillantes e iluminados, junto a muchas sonrisas y palabras que reflejan la esperanza de la gente; quienes trabajando unidos han logrado construir y consolidar organizaciones que le apuestan al turismo comunitario, luego de vivir la violencia y el olvido en una de las regiones más golpeadas por el conflicto en Colombia.

Turismo Comunitario

El turismo comunitario surge como una excelente alternativa para generar espacios de reconciliación con uno mismo, con el entorno y con cada persona que quiera aportar y valorar el esfuerzo de las comunidades, que con su trabajo y esmero quieren mostrar su cultura y tradiciones, de manera respetuosa, responsable, cuidando la naturaleza y su entorno.

Gracias al programa Hilando Vidas y Esperanza de USAID, implementado por OIM en alianza con Travolutión, tuvimos la oportunidad de conocer de primera mano estos proyectos de turismo comunitario donde realmente observamos un crecimiento de la comunidad y todos sus actores.

En esta oportunidad conoceremos dos asociaciones:

Ecorutas

¡Construyendo paz! es el lema de Ecorutas, la asociación de turismo que nos recibe en el corregimiento de La Piche en el municipio de Toluviejo, departamento de Sucre,

Sendero del agua

Ubicado en el corregimiento de La Piche, municipio de Toluviejo, Sucre.

Un recorrido aproximado de 2 horas por el bosque seco tropical donde podemos observar Ceibas de más de 300 años, diversidad de fauna y flora entre ella helechos, flores, árboles, cultivos de , maíz, también, mamíferos, insectos y más de 50 especies de aves identificadas sobresaliendo el Vaco Colorado, la Pigua, el Halcon y la Guacharaca entre otras;

Al adentrarse en el bosque seco se siente la frescura que generan los árboles y plantas, que sirven de refugio en días muy cálidos donde el inclemente sol llega a generar temperaturas por encima de 35˚C. y sensación térmica por encima de los 45˚C de allí la importancia del impacto que genera la naturaleza sobre el clima, realmente los bosques protegen los seres vivos del calor extremo, lo que permite preservar los recursos hídricos.

Por este bosque baja el agua del cual se benefician más de 1500 personas de los corregimientos y municipios aledaños, y en los momentos de sequía es cuando más valoramos el cuidado y la conservación que se está realizando allí.

La Poza redonda

Uno de los lugares emblemáticos de esta ruta es la poza redonda, un pozo de agua verde casi cristalina rodeado de árboles y naturaleza que se encuentra durante el recorrido, sus colores lo convierten en un lugar obligado para contemplar, tomar fotografías y admirar la belleza.

La gastronomía es otro de los ingredientes importantes e infaltables en estos recorridos y allí probamos un delicioso sancocho de gallina preparado por Rosiris, una de las integrantes de la asociación, quien nos deleitó con su sazón y ve en el turismo una alternativa para generar ingresos a través de su gastronomía tradicional.

Los guías de Ecorutas van interpretando el entorno natural además de contar historias de vida, sus conocimientos y experiencia en el territorio; Mientras ascendemos la montaña por el sendero que conduce al mirador el cielo, desde donde se puede divisar en el horizonte el océano atlántico y tomar un delicioso descanso en la zona de hamacas.

Anfitriones

Un reconocimiento especial a los guías que nos acompañaron en la ruta y en los diferentes lugares visitados.

Te puede interesar: Lugares Patrimonio de la humanidad en Colombia


Sendero El Saltón

Ubicado en el corregimiento de Macajan, vereda Arenitas, municipio de Toluviejo, Sucre.

El agua es uno de los principales elementos en esta ruta donde cruzamos algunas quebradas, y cuerpos del preciado liquido.

Encontramos una pequeña laguna que nos muestra la flor de loto, cuya tradición ancestral representa la posición del espíritu por encima de los sentidos, siendo símbolo de sabiduría, esta laguna también se convierte en un reservorio de agua que sirve para los animales.

Este recorrido también se realiza por el bosque seco tropical donde la biodiversidad y el agua se unen en una maravillosa experiencia, en él encontramos arboles de totumo, ceibas, cultivos de maíz y árboles de corozo, del cual extraen una especie de manteca especial que sirve en la gastronomía para acompañar la yuca o también se usa como aceite para aplicar en el cabello permitiendo mejorar su textura y dar brillo al mismo.

Continuando por el camino nos adentramos de nuevo en el bosque hasta llegar a las cascadas el saltón, un maravilloso lugar de agua cristalina incrustado en el bosque y donde el agua cae por formaciones rocosas de gran tamaño, bañadas por agua cristalina que viene de la parte alta de la reserva, un maravilloso lugar para relajarse tomar un descanso y un chapuzón para refrescarse.

En la Posada Yadimin probamos las delicias de la gastronomía de la región, nos reciben con un delicioso mote de queso, elaborado con ñame, berenjena, queso costeño, pimienta negra, sal, agua, ajo, y cebolla, acompañado de arroz y una deliciosa ensalada.

También encontramos en este lugar una oferta de productos naturales producidos en la región donde el profesor Luis Romero nos habló del aceite de coco y su importancia para la memoria.

Anfitriones

Un reconocimiento especial a los guías que nos acompañaron en la ruta y en los diferentes lugares visitados.

El museo Tolua cuenta con variedad de piezas Arqueológicas, prehispánicas y etnográficas representativas de los ancestros y antepasados que habitaron la región, donde a través de un recorrido se conoce la importancia de estos hallazgos y las características de su cultura.

La cultura de la comunidad Zenú, quienes habitaron esta región esta presente en cada espacio del museo y un homenaje especial al Cacique Tolua el Viejo, líder ancestral de este territorio.

Gracias a la seño Mayerlis Colón Benítez y a Pablo  Funez Chávez anfitriones locales del museo por contarnos e instruirnos sobre la importancia de la cultura ancestral de la región en el museo.

Toluviejo conserva algunas casas con arquitectura tradicional, así como historias y murales alusivos a su cultura donde se recrean diversos aspectos que engalanan sus calles con bellas pinturas cuyo recorrido finalizamos probando unas delicias de la gastronomía tradicional como el queso costeño, ajonjolí, el suero costeño, el bollo dulce y el bollo limpio.

Anfitriones

Agradecimiento especial por el recorrido cultural y sus delicias gastronómicas a las señoras


Una asociación de turismo cuyo lema llevan en el corazón e identifica la labor que realizan.

“Somos emprendedores que cuidamos al medio ambiente. ¡Vive, Tú Naturaleza!”

Cuyo trabajo lo realizan en el municipio de San Juna Nepomuceno, en el corregimiento San Pedro Consolado, del departamento de Bolívar.

12 personas hacen parte de la asociación con diferentes perfiles, desde artesanos, excazadores y ex taladores de madera, victimas, agricultores, veterinarios, entre otras. Quienes gracias a la filosofía de la asociación y con el apoyo de diferentes entidades se han capacitado en temas de turismo y sostenibilidad, fortaleciendo competencias, así como su desarrollo personal y profesional; al comienzo no se creía en el turismo como una realidad porque lo veían lejano, sin embargo, con todos los procesos, capacitaciones, y al involucrarse en el tema se han dado cuenta que es una alternativa viable, sostenible a interesante para desarrollar en su territorio.

Ruta San Pedro Consolado

En esta ruta nos adentramos en el corregimiento San Pedro consolado donde la comunidad es la protagonista, con diversos productos y servicios elaborados de manera artesanal, finalizando con una vista fabulosa del pueblo.

Empezamos el recorrido con una deliciosa degustación de vino artesanal de cereza, tamarindo y corozo, la iniciativa de este emprendimiento nace de una capacitación del Sena como apoyo a la comunidad de la región, el proceso se realiza de manera artesanal seleccionando las mejores frutas, las cuales se compran en diferentes fincas de la zona, en la cual todos los elementos de las mismas,   hasta los residuos son utilizados para elaboración de abonos.

Una mezcla deliciosa elaborada de manera artesanal, con batata, maíz y anís, una mezcla ancestral deliciosa como para chuparse los dedos, en el interior del país se conocen como envueltos, sin embrago no los había probado con anís y realmente les da un toque diferente y delicioso.

Elaboradas por madres cabeza de familia y artesanos de la zona los cuales trabajan tejidos, en la elaboración de manillas, mochilas y algunos artículos decorativos y también utensilios como totumos y cucharas útiles para la gastronomía.

Un lugar que parece sacado de un cuento de hadas, ubicado en una de las colinas de San Pedro Consolado, al que se llega subiendo por un sendero de la zona hasta tener la panorámica completa del municipio, contemplando el territorio bajo un árbol hermoso, la tranquilidad del campo y un maravillosos atardecer.

El nivel de exigencia del recorrido es medio bajo, una caminata aproximada de 30 minutos del corregimiento hasta la cima.

Anfitriones Asoturcon:

turismo comunitario

Sendero Yaguaré

Ubicado en el municipio San Juan Nepomuceno a una altitud de 150 m.s.n.m.

 Es el nombre de la actividad que realizamos en esta visita, ya que en este sendero nos adentramos en la reserva las tinas con una extensión aproximada de 87Ha.

Cada recorrido que se realiza es fuente de inspiración, allí los guías gracias a su sentido de pertenencia y respeto por el lugar, realizan una sensibilización acompañada de un saludo y pedir con respeto el permiso a la madre naturaleza, para ingresar a la reserva para que esta nos permita disfrutar, conocer y aprender todas las bondades que nos brinda en su entorno.

Un aspecto muy importante es la regeneración del planeta, ya que en la actualidad no es suficiente con la conservación y el cuidado, necesitamos ir más allá para evitar que realmente el planeta desaparezca.

Dadas las tradiciones y costumbres de la región se utiliza la contra, que es un líquido elaborado con diversas plantas el cual es de color oscuro como apariencia de vino tinto, se debe aplicar para evitar picaduras de mosquitos e insectos, y algunas mordeduras de serpiente, así como para alejar las malas energías.

Uno de los objetivos de dejando huella es sembrar un árbol, una actividad que realmente nos conecta con la naturaleza y nos permite entender la importancia de la misma para la existencia del planeta, y en la cual efectivamente dejamos huella, dejamos un aporte que, aunque pequeño estamos seguros que es valioso y que si todos lo hiciéramos podríamos cambiar el rumbo de la humanidad y realizar impactos importantes y significativos.

El árbol banco y la Tolua eran de gran importancia en la región, fue tan grande la explotación de estas especies que llegaron a estar en peligro de extinción, por esta razón son las especies de árboles que sembramos para repoblar la zona y regenerar el ecosistema.

En la Zona final del sendero sobre la quebrada encontramos los petroglifos, conocidos localmente como caritas ya que parecen unas caras sonrientes, las cuales se cree que eran elaboradas por los indígenas que habitaron la región,  con otras piedras filosas que les permitía tallar sobre la roca y elaborar figuras.

En este sendero encontramos el sotobosque, referente a bosques pequeños y diversas especies de aves, quienes con su canto sorprenden y ambientan el recorrido.

Anfitriones Asoturcon:

Es realmente grato y motivante conocer tantas y tan bellas alternativas de turismo comunitario donde la gente se esfuerza y desarrollan un trabajo fabuloso mostrando su esencia, sus tradiciones y cultura; esto definitivamente invita a adentrarse en la riqueza de nuestro país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *