Desde hace un par de años venimos escuchando por diferentes medios que el turismo es la industria que sacará adelante la economía de Colombia y de las regiones con mayor potencial para desarrollarlo. Pero cuando se ven las cifras de nuestro departamento respecto a este rubro tan importante y se analiza imparcialmente el sentir de los empresarios del sector, surgen algunas inquietudes.

Montenegro, Quindío Foto: David Medina
Montenegro, Quindío Foto: David Medina

Según el último sondeo de opinión realizado por la Cámara de comercio de Armenia y del Quindío, la Gobernación, la Alcaldía de Armenia, Acodres y Cotelco, el 62,9% de los empresarios del sector hotelero, manifestó haber percibido una reducción en la ocupación durante la semana santa del presente año y teniendo en cuenta que ésta es una de las temporadas más álgidas para el Quindío, ya podremos imaginar lo qué se puede esperar del resto del año.

Parque central Circasia - Quindío. Foto David Medina
Parque central Circasia – Quindío. Foto David Medina

Cuando los Quindianos que amamos nuestra tierra afirmamos con toda certeza que vivimos en el paraíso, podríamos parecer regionalistas y parcializados; tal vez esas majestuosas montañas que nos rodean no sean más que un montón de tierra y piedras cubiertas por una infinidad de verdes que nada tienen de especial; tal vez las más de 560 especies de aves registradas en nuestro terruño no sean más que un puñado de ruidosos pajarracos que nos despiertan cada día con sus sinfonías; tal vez los páramos, ríos y cascadas que bañan en abundancia el suelo volcánico y fértil de nuestro territorio no tengan nada de especial ni singular en un mundo que padece sequías y hambrunas constantes. Es por eso que decidí preguntarle a alguien que tuviera una visión neutra sobre el Quindío y que a su vez supiera sobre turismo.

Pijao, Quindío Foto: David Medina
Pijao, Quindío Foto: David Medina

El señor Geoffrey Kent, dueño y fundador de la empresa de turismo de lujo más importante del mundo, parqueó su avión privado en el aeropuerto el Edén y recorrió el Quindío durante tres días, en los cuales tuve el gusto de ser su anfitrión. Posiblemente el hombre que inventó el safari como lo conocemos hoy en día, escritor de bestsellers sobre turismo, miembro líder del comité ejecutivo del Concejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC) y quien ha dado la vuelta al mundo (Varias veces), podría ayudarme a dilucidar si el Quindío es un destino de talla mundial o si mejor nos dedicamos a algo más “productivo” como la ganadería o la minería.

Secado de Café en Calarcá, Quindío. Foto: David Medina
Secado de Café en Calarcá, Quindío. Foto: David Medina

Le pregunté como quien pregunta por el clima, qué opinaba sobre lo que aquí había visto en esos tres días y él me respondió con preguntas: “si lo más lindo que tienen está en el campo, ¿por qué están las vías de acceso son tan terribles?, ¿Por qué tan poca gente habla inglés?, ¿Por qué están tapando el paisaje con horrendos edificios?, ¿si hay tanta variedad de frutas, verduras hortalizas y demás, porqué insisten en ofrecer torta de maíz sin sabor (arepa) todo el tiempo? ¿Solamente hay café y cocora aquí? Desde el avión da la impresión de que hay mucho más para ver y hacer….” Con la bandera verde, amarillo y purpura ondeando en el pecho, traté de argumentar en favor de la tierrita; “es que eso es lo típico, los edificios no están tan feos…la gente necesita donde vivir, el sena dicta cursos de ingles, un willys le entra donde sea…” y con cada explicación proferida, me fui dando cuenta de que algo profundamente vital nos estaba haciendo falta para ser un destino de talla mundial, y pensé en la cantidad de amigos y allegados que han invertido todo su capital con la esperanza del turismo; en los pueblos enteros, que ante el abandono del estado sueñan con que el turismo sea el amuleto que los conecte con el mundo y les ofrezca una mejor calidad de vida.

Genova, Quindío. Foto: David Medina
Genova, Quindío. Foto: David Medina

“Te pregunto todas estas cosas, me dijo, porque no entiendo cómo es esto posible en semejante PARAISO”. Mencionó la Exuberancia de sri Lanka, la maestría en la cultura del té en algunas provincias chinas, el misticismo y alto nivel del turismo en Bután, y me dejó claro que encontraba en el Quindío un potencial superior a muchos de estos destinos, eso siempre y cuando empezáramos a proteger los dos factores más importantes del turismo y de casi todas las industrias: La naturaleza y la gente. “y por favor! Basta de maquinitas y Disney worlds con la excusa del café. Lo auténtico y real de una región es lo que busca un viajero de alto nivel del siglo XXI, y lo que distribuye verdadera riqueza entre las comunidades.” Hizo una pausa para saborear su cocktail, exclusivo del hotel donde se estaba hospedando, y con una gran sonrisa me dijo que estaba encantado de estar aquí y esperaba regresar para constatar el surgimiento de un gran destino.

Filandia - Quindío, Foto: David Medina
Filandia – Quindío, Foto: David Medina

No es necesario que ningún “experto” nos recuerde el abrumador y maravilloso regalo que nos da la vida al vivir en este paraíso, lo que si es necesario es que nos sintonicemos con esa intención real de HACER BIEN LAS COSAS, de cuidar el territorio y aprovechar las bondades de una industria como el turismo, que bien direccionado, puede ofrecernos abundancia y desarrollo. Ya que el municipio padre del Quindío, Salento, ha tenido que padecer las consecuencias negativas del turismo, enfoquémonos en construir ahora un destino con calidad y altura, fortaleciendo en esa medida la oferta del departamento y aligerando la capacidad de carga del municipio, al tiempo que aumentamos el nivel de los visitantes, acabando con la guerra del centavo y la informalidad que tanto afecta la economía departamental.

Tebaida - Quindío: Foto: David Medina
Tebaida – Quindío: Foto: David Medina

Cabe destacar la excelente labor de gremios como Cotelco, Anato y Acodres quienes han sabido acrecentar la calidad de productos y servicios en sus respectivos sectores. También es indudable el compromiso y visión que ha tenido la gobernación, siempre buscando las mejores alternativas para el departamento, y la cámara de comercio quien siempre está presta a gestionar en pro de los empresarios.

Un líder de la región nos ha invitado a cambiar la forma como nos referimos a los mal llamados “barrios marginales” cambiando la visión a “Barrios jóvenes”, que aún están surgiendo y tienen mucho por construir, sin que ello represente un estigma o una condena.

Armenia Nocturna zona norte. Foto: David Medina
Armenia Nocturna. Foto: David Medina

De igual forma sabemos que como departamento tenemos mucho por construir, puesto que somos jóvenes y más jóvenes aún en esto del turismo; muchas cosas se han hecho bien, otras simplemente aún no se han hecho, y somos nosotros, los ciudadanos, los encargados de que estos cambios positivos sucedan, logrando así ese destino de talla mundial que ya poseemos.

Alejandro Cardona

Si quieres conocer mas de Alejandro y como desarrolla su propuesta de turismo lo puedes encontrar en el siguiente link        o en el correo electrónico – salvajecafe@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s